Mi adiós del Athletic Parte V

IMG_0369

Mi adiós del Athletic Parte V

IMG_0473Acababa contrato y en diciembre me llaman para renovar. Yo era el jugador peor pagado de la plantilla por delante de mi hermano Patxi y me ofrecen un contrato de unos 42.000 euros. Estas cantidades siempre son brutas, no como ahora que hablan de netas. En aquella época los impuestos rondaban el 50 por ciento. Pero no era una cuestión solo de dinero. ¿Por qué siendo uno de los jugadores con más futuro, titular junto a Zubizarreta y Goiko, indiscutibles en la Selección, tenía que ser otra vez el peor pagado? Me llamó Javier Clemente y me dijo: ‘Chaval que pasa, ¿por qué no renuevas?’ Yo estaba asustado, era un crío. Le expliqué la historia, sonrío. Me imagino que no daba crédito a lo que le contaba y se marchó. Pero luego lo echaron a él. Fue un palo para mi carrera, ya que fue el entrenador que me subió al Bilbao Athletic y años más tarde al Athletic. Fue un entrenador al que lincharon continuamente por convocarme en la Selección; un entrenador que en Chicago era capaz de darme ánimos, cuando estaba hundido; un entrenador que siempre me ayudo, defendió, y confió durante toda mi carrera; un entrenador al que considero amigo y al que siempre le estaré agradecido. Gracias, Javi.

Yo era feliz, mis sueños se habían hecho realidad, jugar en el Athletic y hacerlo junto a mi hermano Patxi , igual que luego años más tarde hacerlo en la selección, siempre juntos, siempre unidos, solo quería un gesto de reconocimiento. Un futbolista hace lo que más le gusta, jugar al fútbol, y de paso intentar ganar dinero para buscar lo mejor para tu familia y en mi caso, intentar que mi madre dejara de trabajar y pudiera tener una vida mejor, e intentar comprar un piso como así lo hicimos años después en el mismo barrio, siempre en San Adrián, pero con ascensor ya que en el que vivimos toda la vida no lo tenía y era un quinto piso. He de reconocer que nos vino bien subir tantas escaleras ya que potencias las piernas y es un buen ejercicio, subir y bajar cinco pisos no sé cuántas veces cada día, que si bajas la basura, que si has de comprar el pan, que a comer… ¡Y las subíamos de tres en tres! Cuantas veces me acuerdo de Piru Gainza y las cosas que nos decía, y una era referente a caminar, a subir escaleras y dejarnos de ir siempre en coche, incluso para ir a comprar el periódico, ya que decía que ir en coche te quitaba años de fútbol. ¡Qué razón tenía!

Luego estaba el tema deportivo. En aquella época, el Athletic era un equipo ganador, en mis cuatro años en el primer equipo se ganaron dos Ligas, una Copa del Rey y una Supercopa, llegamos a otra final de Copa que perdimos contra el Atlético de Madrid, y luego dos terceros puestos más en la Liga, es decir, siempre luchando por los campeonatos. Y encima tenía el apoyo de los entrenadores. Más no podía pedir, solo algo que creo que me merecía ya que no pedía nada del otro mundo. Para que os hagáis una idea, en aquella época Butragueño renovó con el Madrid y se hablaba del grupo de los 100 millones de pesetas (600.000 euros) y yo cobraba 3 millones de pesetas (18.000 euros) no me gustan las comparaciones pero creo que había un desfase enorme y que me merecía algo mejor.

IMG_0405El Athletic era un equipo campeón, que luchaba por el campeonato. Nadie se había marchado del Athletic, ya que no te podías ir a no ser que se pagara como el caso de Garay, Alexanco… Pero aquel año se produjo un hecho insólito, que permitía irse cuando se acababa un contrato. Yo no marqué muchos goles esos años a pesar de que jugué bastante bien. El último año fueron solo 4 y ademas tenían a Argote, Sarabia, Dani, Noriega, pero estaban en su recta final. No se dieron cuenta de este aspecto y los jóvenes Arrien y Endika al final tampoco dieron lo que se esperaba. En definitiva, viendo que era imposible hacerles cambiar de opinión y muy a mi pesar, en una decisión muy dolorosa y muy difícil de tomar, decidí separarme de mi hermano y de mis padres e irme a Madrid.

Imaginaros qué lloros en casa. Mi madre me decía que intentara llegar a un acuerdo, que estábamos todos juntos y que separarme de mi hermano no era lo que ella deseaba, pero era imposible hacer recapacitar a alguien que no quiere escuchar. Hacías lo que ellos decían o no había nada más que discutir. Y me fui, sabiendo el poder que tenían respecto a la prensa, que me venderían como así fue de pesetero y traidor. Con unas frases que hacían daño, sobre todo a mis padres y a mi hermano, que eran los que se quedaban en Bilbao. ¡Cómo sufrieron por mí! Quizás nunca me di cuenta de tanto sufrimiento, pero mi hermano lo aguantó como pudo, hasta el punto de que cuando renovó con el Athletic años más tarde exigió que me dieran la insignia de oro y el cuadro de Pichichi que dan a los jugadores que cumplen 100 partidos y que a mí no me lo habían concedido a pesar de que pasé de esa cifra. ¡Vaya hermano! ¡Qué crack! Siempre defendiéndome, desde que era un crío y también de adulto. Gracias por todo hermano. Luego a él también le echaron, con contrato en vigor, siendo capitán, y haciendo una gran temporada ya que había sido designado por el periódico Deia como el mejor jugador de la temporada. Pero los dirigentes cometieron otra vez un error, como así lo reconocieron años más tarde. Pero esto sería para otro capítulo.

Así que volvamos a lo anterior, era imposible luchar contra eso, hay mucho forofo que solo quiere ver lo que le interesa. Siempre he sido del Athletic, soy socio del Athletic, pero nunca he sido un pelota, siempre he sido sincero y honrado, quizás por ello me han despedido o no me han dejado entrar en algunos medios, no lo sé, pero siempre desde el respeto, y siempre cuando hablo del Athletic lo hago porque me importa, igual que a un hijo cuando le llamas la atención por hacer algo que crees que no es lo adecuado pues igual con el club, si no no lo haría, como no entro en profundizar en otros clubs que no me importan en absoluto. Pero si veo algo que no me gusta hay que decirlo, si no cumplen con sus promesas, si meten amigos dentro del club y despiden a buenos profesionales, si cogen entradas a saco y luego me quitan la que me tocó en el sorteo, si dejan sin entradas para la final a jugadores que ganaron Copas y Ligas, si traspasan a Aduriz cuando para mí es un jugador extraordinario… Pero que nadie piense que es desde el rencor, qué equivocado está, siempre le estaré agradecido al Athletic por todo lo que me dio, por todo lo que aprendí como persona, valores que intento transmitir a mis hijos. ¡Cómo voy a tener rencor! El Athletic es mucho más que las personas que lo dirigen. Aquellos se equivocaron, me atacaron y dijeron muchas mentiras para desprestigiarme. Eso es verdad, aunque nunca sabes si me hicieron un favor.

Incluso hace poco en mi etapa en La Sexta, un ex jugador dijo en una televisión local que como podía ir a retransmitir un partido vestido del Barcelona. No daba crédito. Un ex compañero decía que yo era del Barcelona y que era una vergüenza y una humillación para los socios del Athletic. Quiero aclarar que claro que también soy del Barça, siempre lo he dicho, y lo digo con orgullo, ya que este club me ha dado mucho, mi mujer y mis hijos han nacido en Catalunya y los catalanes me han tratado y me siguen tratando con un cariño que siempre les agradeceré. Como siempre digo, tengo un padre y una madre y a los dos los quiero, pero que no digan que no quiero que gane el Athletic. Yo iba con un jersey que tenía un montón de colores y que entre ellos estaban el azul y el grana, pero también amarillo y negro, y se atrevía a decir en una televisión todas esas chorradas. Tuvo que intervenir mi hermano, una vez más, y llamar al programa para que no engañen a la afición, cosa bastante corriente ya que ésta no se entera ni de la mitad. Ahora, con las redes sociales, ya es otra cosa.

IMG_0369Se ha comentado mucho que yo no quería al Athletic y que hay otros jugadores que sí han demostrado el amor al club, perdiendo dinero y cosas parecidas. Puede que sea cierto, no lo voy a discutir. Podríamos entrar en cada caso, pero yo os puedo asegurar que me hubiese conformado con el cinco por ciento de esos contratos o el de las personas que no me renovaron, algunos de los cuales tenían contratos indefinidos y con indemnizaciones millonarias. Por eso escribo este artículo. Para que de una vez por todas quede aclarado. Y que si el aficionado me quiere criticar, que lo haga sabiendo la verdad, que sepa lo que sentía, todo lo que se le pasaba por la cabeza a un niño en aquella situación y cómo viví aquellos momentos, que os puedo asegurar fueron bastantes duros, y que no os podéis ni imaginar lo que sufrió mi familia. Estuve a punto de volver muchas veces, una de ellas estando en el Atlético de Madrid, pero forzaron demasiado la cuerda una vez mas, ya que no se conformaban con un cambio de cromos sino que además querían dinero en la operación. Pero esto será, si queréis, para otro capítulo.

No hay comentarios

Publica un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR